27 febrero 2010

Te exigimos que fracases

Nunca me gustó el inmovilista refrán que dice más vale malo conocido que bueno por conocer.

Pienso en mi trabajo y en mi propia vida, y sinceramente: vale mucho más tener veinte años de experiencia que tener un año de experiencia repetido veinte veces. ¿O no?

Y esta idea es hoy más válida que nunca, pues nos está tocando vivir en un entorno incierto (disruptivo) que demanda ser tremendamente adaptativos.

Si, ahora toca ser atrevidos, tolerantes al error, valorar más la experimentación de nuevos caminos que la consolidación de los conocidos y ya obsoletos.

Toca conducir mirando sobre todo hacia adelante para poder adaptarnos a la carretera, y no mirar tanto por el espejo retrovisor sobre la base de lo hecho.

Toca arriesgar, ser creativos, hacer arte, cambiar el mundo...

Y estamos de suerte los que ahora vivimos con la revolución digital en estos primeros años de este nuevo milenio, porque nunca había sido tan fácil dar rienda suelta a nuestras aspiraciones creativas.

Y es que la tecnología digital ha democratizado tanto las herramientas de la creatividad, que ahora cualquiera de nosotros puede permitirse el lujo de crear y asumir riesgos, ya que el coste es mínimo.

Realmente hoy no sólo puedes experimentar libremente, sino que debes hacerlo. Debes probar y corregir con entusiasmo, porque los medios a tu alcance son hoy gratuitos.

Ya sabes, no ha terminado la escuela. Sigue estudiando. Bloguea, mezcla, hackea,... Experimenta, fracasa y aprende. Porque triunfar es aprender a fracasar. ¡Fracasa, te lo exigimos!

Y no te arrepientas por los errores que cometas; en todo caso arrepiéntete por los errores que hayas dejado de cometer. Porque como muy bien decía Michelangelo di Lodovico Buonarroti Simoni, o sea Miguel Ángel:

"El mayor peligro para la mayoría de nosotros no es que apuntamos demasiado alto y fallamos, sino que apuntamos demasiado bajo y acertamos".
 
Google Analytics Alternative