13 marzo 2010

Cambia el paradigma en publicidad

Reconozcámoslo: todos damos por sentado cosas sin siquiera cuestionarlas. Estamos tan encerrados en suposiciones incorporadas, que por sistema siempre hacemos lo mismo que hemos venido haciendo aunque no sepamos muy bien porqué lo hacemos. ¿A que os suena la frase “Aquí las cosas siempre se han hecho así”? Pues eso.

Un ejemplo de este tipo de precepto lo tenemos con la publicidad de siempre que todos conocemos, basada en tratar de convencernos de que compremos algo. Hasta hoy nos hemos tragado este tipo de publicidad frontal que nos echan, casi sin rechistar.

Marc Vidal nos cuenta esto con un experimento con monos (filmado por mí mismo anteayer en Vigo)


Pero resulta que ahora, en el siglo XXI, este paradigma publicitario comienza a resquebrajarse y a padecer una más que evidente crisis de credibilidad, especialmente entre los jóvenes nativos digitales.

Y es que con la llegada de Internet, la publicidad convencional –persuasiva y unidireccional– se vuelve cada vez menos eficaz e incluso empieza a resultar contraproducente para la marca, pues crea rechazo entre la gente al ser intrusiva, demagógica y hasta inmoral.

Hoy si realmente quieres conseguir credibilidad, tu publicidad debe cambiar de chip radicalmente; debe deslastrarse de ciertas convicciones publicitarias que tenemos en nuestro cerebro y que aún cuando fueron útiles en un tiempo determinado, puede que ya no lo sean.

Y es que con la llegada de las redes sociales (facebook, twitter, blogosfera, foros,...), hoy lo importante (lo creíble) ya no es lo que la empresa diga de sí misma, sino lo que la gente diga de ella.

No en vano, nuestra elección de compra ya no es tanto por la publicidad tradicional (cada vez menos creíble), sino mucho más por las recomendaciones de otras personas ubicadas en nuestro mismo nivel, donde no suele existir un interés lucrativo.

La influencia más determinante en acto de compra ya proviene de la relación consumidor-consumidor, y no de marketer-consumidor


Es por ello que hoy las compañías están obligadas a bajar de sus torres de marfil y empezar a hablar con el cliente, con transparencia y honestidad.

Y por eso la publicidad de hoy debe ser bidireccional, comunicativa y colaborativa.

Hacer marketing hoy es tener presente qué es lo que cuenta la gente sobre tu empresa. Es aprender a escuchar, a conversar y a alentar a la participación en torno a tí. Es generar experiencias para los consumidores, implicarles en el desarrollo de tus productos y servicios, e incluso dejarles que modelen tu marca, sin miedo.
 
Google Analytics Alternative