26 mayo 2010

Galicia: Parque Jurásico

No puedo más que mosquearme y entristecerme al leer hoy la noticia de La Voz de Galicia que dice que la Xunta va a aplicar un dispositivo digital que permitirá la vigilancia horaria de los funcionarios.

Realmente aquí en Galicia (y en España en general) vamos para atrás como los cangrejos. Resulta que en los EE.UU. su Presidente Barack Obama ya está empezando a implementar entre los funcionarios de la Casa Blanca el trabajo sin horarios basado en resultados (ROWE), y mientras tanto nosotros aquí vamos justo en sentido opuesto, hacia el pasado, dando más importancia al presencialismo que al desempeño.

Bien le vendría al presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijoo, tener en cuenta lo que dijo Obama hace pocos días: "Cada vez más se trata de juzgar el desempeño del funcionario por los resultados que obtiene, y no por su presencia física (…). El trabajo no es un lugar adonde uno va; es algo que uno hace”.

En efecto, medir el trabajo del funcionario o del empleado por su presencia física, más que por su actividad productiva, es tercermundista. Y es que hoy en día, en el siglo XXI, no tiene mucho sentido exigir un horario estricto de trabajo en un espacio físico asignado, para luego hacer fundamentalmente tareas virtuales como enviar y recibir correos electrónicos, hablar por teléfono, navegar por una intranet y/o Internet, etc.

Y lo más triste y paradójico es que la Xunta enmarca su "nuevo" y caduco sistema de control horario de los funcionarios dentro de lo que ha denominado como “Plan de Modernización da Administración Pública”. ¿Modernización dicen? ¡Hay que joderse!

Precisamente, si queremos modernización lo que NO hay que hacer es potenciar aún más nuestro vetusto modelo productivo que se rige por la cultura del presencialismo. Más al contrario, si en verdad queremos ser productivos, la clave pasa por cambiar el chip y empezar de una vez por todas a trabajar exclusivamente por resultados, y no por el tiempo que uno deba pasar sentado en la oficina.

Porque la flexibilidad horaria, el teletrabajo, la autogestión,... son asuntos que a la postre afectarán a la eficiencia de nuestra Administración, a la fortaleza de nuestra economía, y al bienestar de nuestra sociedad en su conjunto.

Escena descartada de la película Office Space (1999) que refleja el mal rollo de la vigilancia horaria del trabajador

 
Google Analytics Alternative