24 abril 2011

Procrastinemos, pues


Segun la wikipedia, la procrastinación (del latín: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.

Para los "eruditos" de la productividad, la procrastinación es un mal que debemos erradicar. 

Sin embargo, yo considero que no siempre es malo posponer las cosas. Es más, a veces dejar de hacer es la mejor solución para sacarnos del marco, coger fuerzas y poder mirar un problema con nuevas perspectivas.

He comprobado que interrumpir mis tareas para vagar por la Red en busca de sensaciones positivas (ver algún vídeo en YouTube o tuitear), me permite estímular la creatividad y, en un entorno empresarial o profesional, incrementar la productividad. 

La razón por la que internetear mejora la productividad es simple y conocida: pequeñas pausas en el trabajo permiten al cerebro descansar brevemente de su tarea habitual y volver a ella con concentración renovada.

Al fin y al cabo los seres humanos no somos máquinas, no fuimos diseñados para mantener una atención constante a las tareas asignadas. Necesitamos descansos periódicos para aliviar nuestras mentes. 

El caso es que la procrastinación es la prueba de que somos humanos, de que nuestras decisiones son más emocionales que racionales.

Así que a procrastinar se ha dicho.
 
Google Analytics Alternative