25 diciembre 2011

Comete errores inteligentes


Para obtener la comida, el ratón de laboratorio consigue salir del laberinto no por azar, sino siguiendo este proceso de ensayo y error que llamamos aprendizaje. El ratón aprende de sus errores para solucionar su problema.

Una gran enseñanza, porque en verdad que es necesario cometer errores para poder triunfar. El fracaso es una parte esencial del éxito. Ya lo decía San Agustín: "es malo sufrir, pero es bueno haber sufrido".

Ahora bien, que el éxito siempre venga del fracaso no significa necesariamente que todo fracaso lleve al éxito. Sólo los errores inteligentes conducen al éxito.
 
Google Analytics Alternative