06 diciembre 2011

Un café, 308 pesetas

Parece ser que el euro se nos muere. El desequilibrio económico (la asimetría) en la Unión Europea es enorme. No es posible mantener por más tiempo una moneda común europea con semejantes diferencias estructurales y fiscales entre los Estados miembros de la eurozona. Tener una unión monetaria sin una unión económica y política ya no es sostenible por más tiempo. Y en el horizonte no se percibe que la Unión Europea sea capaz de lograr una unidad política creíble y solidaria (¿hay alguien que crea en la Europa de Merkel y Sarkozy?) Francamente, no hay ilusión por el proyecto europeo. 

No es extraño, pues, que tome fuerza la idea de la vuelta a la antigua peseta. Y entonces la pregunta que cabe hacerse es: ¿cuánto valdría una peseta hoy?

La mayoría dirá que un euro equivale a 166 pesetas (la conversión de pesetas a euros que se hizo en el año 1999 reflejó una equivalencia de 1€=166,386 pesetas), pero esta apreciación de valor es errónea. Tanto es así que se calcula que un euro hoy valdría unas 257 pesetas.

La razón de tamaña depreciación de la peseta está en que España se ha dejado mucha competitividad por el camino desde la creación del euro en 1999. Año tras año ha crecido nuestro diferencial en inflación y competitividad con respecto a nuestros vecinos de la eurozona, hasta el punto que se estima que España ha perdido más de un 35% de competitividad frente a Alemania desde que se estableció la divisa única. En otras palabras, la peseta hoy debería sufrir una depreciación de alrededor del 35%.

Todo esto se traduce en que en realidad un café hoy valdría unas 308 pesetas (1,20€ multiplicado por 257 pesetas). ¡Qué barbaridad!

Esta comparativa de precios euro-peseta se quedó corta, pues no tiene en cuenta la pérdida progresiva de competitividad que España ha ido acumulando desde la creación del euro
 
Google Analytics Alternative