16 enero 2014

Di adiós a los jefes

¿Realmente es indispensable y necesario el control jerárquico para que una organización funcione? ¿Necesitamos jefes que nos gobiernen?

Francamente, los empleados no necesitarían supervisión alguna si en las empresas existiera verdadera confianza. Las personas ya adultas somos perfectamente responsables y capaces de valernos por nosotros mismas, así que no necesitamos que nos den órdenes o mandatos, ni mucho menos que nos obliguen a trabajar por la fuerza o a estar en un lugar de trabajo determinado durante un horario impuesto (la jornada laboral).

Si desde un principio se nos dieran metas y expectativas claras de lo que es necesario hacer, y se nos cediese el control absoluto de nuestro trabajo, entonces ningún adulto sensato requeriría de supervisión.

Además, nadie mejor que el propio trabajador para saber cómo y cuándo ha de realizar su trabajo.

Pues bien, a este tipo de empresa u organización que es autogobernada, sin jefes, se la conoce como holacracia, y ya empieza a ser hoy una realidad, siendo el caso de Zappos (con más de 1.500 empleados) el más importante a destacar.

 
Google Analytics Alternative