22 enero 2009

Feria Internacional del Arte de Vigo

Este fin de semana pasado acudí a la tercera edición de la Feria Puro Arte de Vigo, que contenía obras de artistas de renombre como Picasso, Miró, Vasarely, y Barceló, entre otros.

Según la organización de esta Feria Internacional del Arte de Vigo –en la que han colaborado Caixanova, el Ayuntamiento de Vigo y la Consellería de Cultura–, el evento fue visitado por más de 20.000 personas (la verdad es que no me lo creo) y consiguió alcanzar un volumen de negocio superior al millón de euros (no me sorprende si tenemos en cuenta el precio desorbitado de la mayoría de las obras; por ejemplo, sólo de Barceló había una obra de dos millones de euros).

Aquí dejo la grabación y edición que he realizado yo mismo con mi minicámara de vídeo de algunas obras de esta Feria Puro Arte de Vigo, que dicho sea de paso estuvo bastante bien organizada de cara al público.




Y ahora viene mi crítica (constructiva) a esta feria contemporánea de arte.

Veamos. El fallo que yo le veo a esta Feria Puro Arte de Vigo es que se trata de una feria de arte más, como tantas otras.

Cierto es que se agradece tener una feria de arte internacional en Vigo; profesional, si, con calidad, también, pero que a la postre es una feria de arte más: previsible, estándar, con más de lo mismo (siempre con la misma idea de un cuadro colgado en una pared).

Se trata de una feria con obras artísticas que en efecto transmiten algún tipo de sensación, pero al fin y al cabo una feria a la que le falta ese plus de diferenciación, que sea capaz de ofrecer algo inusual, algo extraordinario, que se atreva a cambiar las concepciones que se tienen sobre las cosas, que sea transgresora y con planteamientos que sorprendan al espectador y le provoquen nuevas y diferentes emociones.

La verdad, en el mercado ya abundan las ferias de arte estándar y conservadoras. Y sería de agradecer para la próxima edición que los organizadores apostasen por una feria de arte más arriesgada, con formas de expresión artísticas que sorprendan por lo novedoso, con arte-espectáculo que incluya actuaciones en vivo y perfomance, con más creatividad e improvisación, que sean participativas e interactivas, y que contenga arte audiovisual, arte 2.0, arte cinético,...

En definitiva, una feria de arte vanguardista, diferente, que llame la atención, de la que todos hablen porque sea única y extraordinaria: una vaca púrpura que diría el gurú del marketing moderno Seth Godin (según Godin, para que nuestro producto no se vuelva "invisible" entre la enorme cantidad de productos existentes, éste debe ser extraordinario; y una vaca púrpura es algo realmente extraordinario).

3 comentarios :

tonens dijo...

Questre blog sei piu bravo giorno a giorno!!!!!

pitufo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
hr interim dijo...

estoy de acuerdo contigo en que hay que ser más " púrpura " , hoy en día estamos carentes de impacto e influencia, precisamente en un mundo, tal y como indica Taleb en el que El Cisne Negro está presente.

en este zoológico de metáforas mi conclusión es que seguimos haciendo lo mismo, y una vez que ocurren los hechos los justificamos.

 
Google Analytics Alternative