08 marzo 2010

¡Mujeres al poder!

Pues la verdad confieso que no me gusta esto de que por decreto tenga que haber paridad entre hombres y mujeres.

Y es que creo que la vía hacia esta paridad de género debe ser más por meritocracia, y no tanto por burrocracia políticamente correcta.

Bien es cierto que por desgracia en España hay muy poca meritocracia de genero (y de lo que sea). Y más aún en el mundo de los negocios, donde el número de mujeres en posiciones ejecutivas sigue siendo muy pero que muy pequeño.

La gestión empresarial en España es cosa de hombres (como soberano y carrusel deportivo). Un machismo rancio abolengo que supone un enorme despilfarro de talento que los españoles no podemos permitirnos.

Conseguir más mujeres en la dirección de las organizaciones no es tanto una cuestión de género como una cuestión de negocios... y de sentido común por supuesto.

Y cada vez más si nos atenemos a lo que proclama Dan Pink en su libro Una nueva mente, cuando afirma que en el mundo desarrollado nos adentramos hacia una era conceptual que enfoca más al lóbulo derecho del cerebro que valora y premia atributos propiamente femeninos que antes (en la era industrial) podrían considerarse frívolos, como por ejemplo la estética, la empatía o la intuición.

Y es cierta esta tendencia womenomica, porque en verdad cada día son más las empresas que se dedican a vender diseño y emoción.

Marcas que emocionan, como por ejemplo pretende ahora BMW, que al parecer tiene a varios ingenieros/as trabajando exclusivamente en el sonido de las puertas y en el olor a nuevo de sus coches para despertar sensaciones en los consumidores.

Algo cuanto menos sintomático es que hoy mismo, 8 de marzo Día Internacional de la Mujer, el séptimo arte –el cine– se acaba de rendir a los pies de una mujer, Kathryn Bigelow: la primera mujer en recibir el Oscar a la mejor dirección con su película "En tierra hostil".

¡Mujeres al poder!
 
Google Analytics Alternative