01 agosto 2010

La publicidad ya te está mirando

Hay una escena en la película de ciencia ficción Minority Report en la que el personaje principal (interpretado por Tom Cruise) entra en el metro y las vallas publicitarias le reconocen su cara, tras escanear sus ojos, para al instante lanzarle mensajes publicitarios personalizados con su nombre.

Pues bien, este tipo de tecnología de reconocimiento facial, que permite publicitar anuncios a medida, empieza a ser una realidad en Tokio. Cámaras que pueden determinar el género y edad aproximada de un transeúnte para, en apenas un segundo, ofrecerle publicidad adecuada a su perfil.



Supongo que más de uno dirá que esta nueva publicidad de reconocimiento facial nos acerca a una sociedad orwelliana, con una especie de Gran Hermano vigilante que controla todos nuestros movimientos.

Pero francamente, yo como consumidor prefiero esta nueva publicidad personalizada y pertinente a mis gustos antes que la publicidad convencional actual que tanto me bombardea con anuncios intrusivos que en el 95% de las ocasiones no me interesan lo más mínimo.

Y por su capacidad de segmentación, los anunciantes también han de preferir este nuevo tipo de publicidad. Si en la publicidad convencional se trata de matar moscas a cañonazos, con esta nueva publicidad personalizada se puede actuar como un “francotirador” y dirigir el mensaje exactamente a quien quieres que llegue, acercando al consumidor con sus propios intereses.

Flattr this
 
Google Analytics Alternative