05 noviembre 2010

La multitarea es improductiva


Primera hora de la mañana de un martes cualquiera (el peor día de la semana). Llegas a tu despacho y te dispones a comenzar la jornada laboral. Los papeles se amontonan sobre tu mesa, el escritorio de tu PC está lleno de iconos, la bandeja de entrada de tu e-mail se está desbordando, y tienes una interminable lista de tareas pendientes por hacer esa misma mañana. ¿Te suena familiar?

Te pones manos a la obra. Comienzas atendiendo los correos electrónicos, al tiempo que contestas al teléfono e imprimes unos documentos, mientras te interrumpe tu jefe para hablarte de ese informe que tienes que hacerle. Casi sin darte cuenta estás realizando varias tareas a la vez. Es la multitarea.

La multitarea –la capacidad de ejecutar varios procesos al mismo tiempo– es a menudo vista como una manera de aumentar la productividad. Después de todo, realizar tres o más tareas diferentes al mismo tiempo equivale a ocupar varios puestos de trabajo a la vez, ¿no?

Uno incluso se siente importante por ser un hombre-orquesta sumamente “ocupado” capaz de realizar varias cosas simultáneamente.

Y sin embargo, yo he llegado a la conclusión de que somos improductivos al pretender realizar muchas tareas a la vez.

Veamos. La multitarea requiere cambiar constantemente entre las diferentes actividades, y con tanta interrupción resulta imposible prestar suficiente atención a las cosas. Saltas de una cosa a otra, sin cerrar ninguna, y eso genera estrés. Y cuando tienes muchas ocupaciones y estrés, pierdes la perspectiva de lo que realmente importa. Con todo, estás multiplicando las posibilidades de cometer errores y acabas produciendo resultados mediocres. Conclusión: la multitarea no funciona

Pero es que además de inútil, resulta que multitarear es imposible en los humanos. Los neurocientíficos nos dicen que el cerebro humano es incapaz de pensar en dos cosas a la vez, lo que en principio significa que no podemos hacer varias cosas a la vez (mujeres incluidas).

De acuerdo, es cierto que hay ocasiones en las que podemos hacer dos tareas al mismo tiempo, como por ejemplo construir una frase compleja al tiempo que la escribimos en el teclado. Pero eso es porque en realidad una de las dos tareas es automática (escribir en un teclado QWERTY es automático; una vez aprendida la técnica, no tienes que pararte a pensar dónde teclear).

Así que ya sabes, si quieres hacer un buen trabajo, si no quieres hacer chapuzas, entonces evita la multitarea y céntrate en hacer una sola cosa a la vez. Empieza por la tarea que consideres más prioritaria (no confundas entusiasmo con prioridad), concentra tu energía en ella y persiste hasta terminarla. Entonces date una palmada en la espalda, y pasa a la siguiente tarea.

Haz una sola cosa a la vez y termínala. Te sentirás mucho mejor. Y finalmente comprobarás que la monotarea es mucho más eficaz si en verdad quieres hacer las cosas sin comprometer la calidad.

Sí, ya sé que eso puede significar que algunas cosas no se van “resolver” tan rápido como algunas personas puedan reclamarnos. Pero eso siempre será preferible a tomar un montón de malas decisiones por culpa de simplemente querer quitarte de en medio la pila de trabajo que tienes acumulada.
 
Google Analytics Alternative