08 diciembre 2009

Economía creativa

Como bien dice el gurú de empresas Dan Pink, el trabajo rutinario basado en reglas, ciertos tipos de contabilidad o análisis financieros, cierto tipo de programación de computadoras, se han vuelto bastante fáciles de automatizar, bastante fáciles de subcontratar. El software puede hacerlo más rápido, proveedores low cost por todo el mundo (principalmente los chinos) pueden hacerlo más barato.

La necesidad de trabajadores manuales-instrumentales está disminuyendo progresivamente.

El caso es que vivimos en un entorno cambiante y de alta movilidad tecnológica que demanda experimentar sin descanso (Internet ha reducido drásticamente los costes de inversión, almacenamiento y distribución, de tal manera que el éxito empresarial depende menos de la inversión en bienes y equipo, y en su lugar depende cada vez más de la experimentación). Y además ya estamos en una economía de la abundancia de oferta que hace que la diferenciación sea hoy la estrategia empresarial principal para la ventaja competitiva (la vaca púrpura que diría Seth Godin).

Entonces, ¿qué trabajador demandará el mercado? Pues bien claro: el trabajador que necesitarán nuestras sociedades en las próximas décadas es un trabajador investigador, emprendedor, pensador, artísta, diferente, creativo.

Lo cierto es que ya en Europa occidental, en algunas partes de Asia (Japón, Corea,...), en Norteamérica, en Australia,…, los trabajadores de cuello blanco hacen menos trabajo mecánico, y cada vez más trabajo creativo. De hecho, parece ser que hoy en día ya hay más estadounidenses trabajando en arte, entretenimiento y diseño que abogados, contables y auditores.

Nos encaminos, pues, hacia una economía creativa, en la que la creación de valor ya no vendrá tanto por las tareas mecánicas de los empleados sino por su creatividad e iniciativa a la hora de innovar y solucionar los problemas que van surgiendo.

Así pues, el desafío al que se enfrentan las empresas del siglo XXI es crear un sistema de gestión que fomente la creatividad de sus empleados.

Y en este sentido cae de cajón que se producirá más y mejor en un ambiente de trabajo libre y desenfadado que impulse la creatividad del empleado y su compromiso voluntario, que en un entorno tradicional de trabajo basado en la jerarquía y el control, el ordeno y mando, y la obediencia resignada.

Creatividad vs. Control: "El manantial"


Creatividad vs. Control: "Instruction Manual for Life"
 
Google Analytics Alternative