18 febrero 2011

Comparte historias auténticas que tengan conexión emocional con el cliente



En Internet, y más en concreto en el mundo de las redes sociales, no funciona (no es creíble) el tradicional concepto de Marketing y Ventas basado en tratar de persuadir al cliente para que te compre tu producto o servicio: “Compra mi servicio, cómpralo, cómpralo,…”. De hecho, tratar de vender en tu comunidad es contraproducente. Si en tu página de Facebook se te ocurre presionar y convencer a tus fans, a buen seguro que pasarán de ti como de la mierda (excuse my french).

Como bien dice @joanjimenez“Hoy la compañía tiene que aprender a hacer el amor con el cliente, y no follarlo como hizo hasta ahora”. Es decir, la compañía no se debe limitar a tratar de vender sus productos o servicios sin más, sino que debe ir mucho más allá: debe proporcionar experiencias que envuelvan al cliente en una atmósfera de pertenencia e identidad a la marca.

Una buena marca ha de ser portadora de significados y emociones que el cliente viva. Tiene que atraer al cliente interactuando con él, generándole confianza, proporcionándole experiencias, implicándole en el desarrollo de sus productos y servicios, e incluso dejándole que modele el servicio a sus necesidades.

Vivimos en una economía de escasez de tiempo. Y para poder captar la atención de la comunidad, lo que tu marca necesita es saber contar historias (storytelling) auténticas que tengan conexión emocional con el cliente y le incentiven a vivirla, pasando de una actitud pasiva, sólo receptiva, a la acción, a una labor co-creativa.

De este modo, los clientes formarán parte activa del concepto de tu marca. Porque tu marca no es un logo, ni siquiera es una identidad corporativa. Tu marca son las historias, mensajes, experiencias que tus clientes tienen y crean alrededor de ella.
 
Google Analytics Alternative