05 julio 2010

El Imperio Gaga

Está considerada como la persona más creativa en el mundo de los negocios por la revista de innovación Fast Company, y como la cuarta celebridad más poderosa e influyente en el mundo por la revista de los negocios Forbes.

No, no estamos hablando de Steve Jobs, el mejor CEO de la década y del mundo. Hablamos de alguien todavía más celebre que el bueno de Steve. Hablamos de la súper estrella de pop mundial Lady Gaga.

Y eso que hace solo cinco años Lady Gaga no existía. Entonces, con sólo 19 años, esta italo-americana de nombre Stefani Germanotta no era más que una camarera que empezaba a cantar y tocar su piano en clubes underground de Nueva York.

Pero en un abrir y cerrar de ojos, Lady Gaga (nombre artístico de Germanotta en homenaje a Radio Gaga, la canción de Queen) se ha convertido en un verdadero fenómeno social.

Hoy, con 24 años, Gaga es la diva indiscutible de la industria de la música pop, con decenas de millones de canciones vendidas y centenares de millones de videoclips visionados en Internet (su vídeoclip Telephone es el más visto de la joven historia de Internet).

Al igual que la hasta ayer reina del pop, Madonna, el estilo musical de Lady Gaga es del tipo super-disco-fashion. Y como Madonna, su visión comercial se basa igualmente en el espectáculo, el escándalo y el erotismo (Gaga se confiesa hermafrodita). Más semejanzas: Gaga no es un producto prefabricado de mercadotenica, no es una marioneta en manos de unos productores. Ella misma compone sus canciones concienzudamente.

Aunque personalmente su música no me parece nada del otro mundo, si reconozco que la cantante Lady Gaga destaca sobremanera por su personalidad, única y singular, teatral y excéntrica. Si, me gusta ese toque glam y estrafalario que tiene, más propio de un personaje de comic que de una mujer de carne y hueso. Si, sin duda, lo más llamativo de Gaga es su estética interpretativa pop-glam-dance (con reminiscencias a David Bowie, Alice Cooper o Siouxie), que tanto sale a relucir en sus videoclips, su mejor promoción.

Es por eso que Lady Gaga no es sólo un objeto de consumo masivo, también es una artista de culto. Y no "sólo" eso, también es, según la prestigiosa revista Fast Company, la persona más creativa en el mundo de los negocios porque, a diferencia de las demás estrellas del pop que se dedican a vender en tabloides, Gaga cultiva su propia marca personal con una estrategia de empresa bien definida.

Por ejemplo, hace 2 años ella misma eligió a varios amigos para crear su propia firma de moda, Haus of Gaga, que diseña y produce modelos galácticos de alta costura que son los que definen su imagen de marca. Y no se conforma con estar en el negocio de la música y de la moda, también lo está en el negocio del diseño de productos tecnológicos, diseñando los auriculares Heartbeats de Monster y trabajando para Polaroid con el objetivo de volver a revolucionar el mercado de las cámaras fotográficas. Asimismo, Gaga está en la publicidad comercial: hace anuncios “con” (que no “para”) HP, Virgin Mobile y MAC Cosmetics con quien ha creado la sombra de lápiz de labios Viva Glam que ha recaudado 2,2 millones de dólares para los portadores del VIH.

Y como no iba a ser menos, Gaga también está presente en la vida social: acude a galas benéficas, a las manifestaciones por los derechos de los homosexuales, invitada a la primera fila de las pasarelas más cotizadas,…

Es difícil mirar hacia otro lado, Gaga está en todas partes, es ubicua. Cualquier cosa que haga la marca "Lady Gaga" es un hit que atrae millones de ojos. “Ningún otro artista/personaje atrae tanta atención como Gaga”, dice Gabe McDonough, un ejecutivo de la agencia de publicidad DDB. Y en esto de convertir la atención en negocio, Gaga es una maestra.

Y es que buena parte del fenómeno Gaga se debe a lo bien que ella misma sabe explotar la Web. Para empezar su personaje parece construido expresamente para la Generación Google (los nativos digitales que tienen menos de 20 años en el mundo desarrollado). Gaga es hoy la imagen más buscada en Google, y en YouTube sus videoclips son literalmente devorados, al tiempo que proliferan los vídeos caseros de fans que imitan sus movimientos de baile.

Y luego, como buena entendedora que es de la red de redes, Lady Gaga sabe escuchar a sus fans, conversa con ellos y les da las gracias. Incluso ha creado una especie de santuario social, ladyvirgin.com, dedicado a sus “Pequeños Monstruos” (su apodo para sus fans) en donde regala entradas a espectáculos a aquellos fans que hayan contribuido con servicios sociales a la comunidad.

Vistas las cosas, no sorprende que Gaga se haya convertido en la primera persona viva en lograr los 10 millones de fans en la red social de Facebook.

Con todos estos ingredientes, la joven Stefani Germanotta ha sido capaz de construir toda una marca personal de éxito mundial.

Tiene razón Alaska: Lady Gaga es un icono global. Un icono que por cierto está creando todo un imperio: el Imperio Gaga



Flattr this
 
Google Analytics Alternative