01 julio 2010

Trabajo sin horarios, pero con resultados

Mucho vengo escribiendo en este blog sobre lo que considero clave para la productividad: concebir un modelo de trabajo de empresa más efectivo en el que sea el propio trabajo del empleado lo que realmente se valore, y no sus horas trabajadas.

En este sentido ya hay empresas de todo el mundo que están implementando con éxito el nuevo modelo de gestión del Trabajo Orientado Exclusivamente por los Resultados, ROWE (por sus siglas en inglés Results-Only Work Enviroment). Incluso ya se está empezando a implementar el ROWE en instituciones públicas como la Casa Blanca.

Lo más llamativo de un ROWE es que los empleados no tienen horarios. Se presentan cuando quieren. No tienen que estar en la oficina a cierta hora, o en absoluto. En un ROWE solamente tienen que cumplir con su trabajo. Cómo lo hagan, cuándo lo hagan, dónde lo hagan, depende totalmente de ellos. En un ROWE la persona es libre de hacer lo que quiera, cuando quiera, siempre y cuando la tarea se lleve a cabo.

Ni que decir tiene que esta libertad laboral es algo que todo trabajador quiere para sí. Pero esta libertad tiene un coste: el empleado debe rendir cuentas sobre el trabajo realizado. Y es que aquí el desempeño del empleado se juzga exclusivamente por los resultados que obtiene. Trabajas a resultado y cobras a resultado, punto.

Se trata, pues, de un entorno de trabajo regido por la meritocracia. Una gestión del trabajo más libre y meritocrática que la tradicional, pues se centra exclusivamente en el rendimiento del trabajador, en lugar de hacer hincapié en cuantas horas ha fichado.

Al fin y al cabo no es mejor profesional el empleado que más horas pasa en la oficina, sino el que más aporta a la empresa. Al igual que en el mundo del fútbol todos entendemos que el mejor jugador no es el que más horas entrena, sino el que más y mejor contribuye a la victoria de su equipo.

¿Por qué Leo Messi cobra más que ningún otro jugador culé? Pues simplemente porque es el mejor. Por pura meritocracia.

Aquí filmé este breve momento en el que Xavier Sala i Martin, catedrático de economía de la Universidad de Columbia, habla de Messi y la meritocracia

Flattr this
 
Google Analytics Alternative