28 octubre 2010

Have a nice Tweek

¿Te imaginas una empresa que anime a sus empleados a que dediquen todo su tiempo de trabajo a sus proyectos personales favoritos, en lugar de tener que cumplir con las tareas cotidianas que tienen asignadas?

Pues por increíble que parezca esto es justamente lo que ahora mismo está haciendo Twitter con sus trabajadores.

Tal y como anuncian en su blog, durante esta semana “todos estaremos creando cosas que no tienen nada que ver con nuestro trabajo diario. Eso sí, no dejaremos de mirar de reojo a nuestras ballenas”.

Lo que Twitter pretende con esta sorprendente iniciativa que han llamado Hack Week (algo así como “semana de la libre exploración”), es que sus trabajadores desarrollen nuevas ideas que puedan traducirse en innovación para finalmente convertirse en nuevos productos o servicios para la empresa.

Esta iniciativa de Twitter no es tan nueva como pudiera parecer. No en vano la mismísima herramienta de Twitter nació en el año 2006 a partir de un proyecto de investigación personal en el seno de otra empresa llamada Obvious.

Y ya hace tiempo que hay una compañía de software en Australia llamada Atlassian que hace con sus empleados prácticamente lo mismo que ahora hace Twitter con la Hack Week. En algunos días puntuales del año, Atlassian le dice a sus ingenieros: "Durante la jornada de hoy trabajar en cualquier cosa que queráis, mientras no sea parte de vuestro trabajo habitual". Así que ese día los ingenieros usan su tiempo para trabajar en sus proyectos favoritos que puedan servir a la compañía. Y al terminar el día, comparten sus creaciones con sus compañeros de la empresa. Lo llaman FedEx Day porque –tal y como hace la compañía de mensajería FedEx– tienen que entregar algo de un día para otro. Como resultado de estos días FedEx, Atlassian ha producido todo un conjunto de arreglos de software que quizás nunca hubieran existido.

Más conocida es la política de Google que estipula que sus empleados pueden dedicar el 20% de su tiempo de trabajo al desarrollo de sus proyectos personales. Esta regla del 20% incrementa la innovación y la productividad, como demuestra el hecho de que alrededor de la mitad de los nuevos productos de Google se originaron en un proyecto del 20%, entre ellos el conocido servicio de correo electrónico Gmail.

Pero quizá el ejemplo más radical de autogestión del empleado es el Trabajo Orientado Exclusivamente por los Resultados, ROWE (por sus siglas en inglés Results-Only Work Enviroment), implementado en la compañía Best Buy y en cada vez más empresas de los Estados Unidos, incluso ya en la Casa Blanca. Lo más llamativo de un ROWE es que los empleados no tienen horarios. Se presentan cuando quieren. No tienen que estar en la oficina a cierta hora, o en absoluto. En un ROWE solamente tienen que cumplir con su trabajo. Cómo lo hagan, cuándo lo hagan, dónde lo hagan, depende totalmente de ellos. ¿Y qué está ocurriendo con las empresas que están implementando el ROWE? Pues que la productividad se incrementa del mismo modo que lo hace el compromiso del trabajador.

El ROWE, la regla del 20%, el FedEx Day y ahora la Hack Week, son buenos ejemplos de que la autogestión del trabajo funciona a la hora de obtener resultados empresariales.

Sí, es productivo y rentable empoderar a los empleados para que sean ellos mismos quienes se involucren en los proyectos de la empresa, en lugar de asignarles tareas y horarios.

Es la tendencia del management más propicia para ser competitivos en estos tiempos de cambios acelerados que nos está tocando vivir. Una era disruptiva de presente incierto que depende cada vez menos de la planificación y el control, y cada vez más de la creatividad y compromiso de las personas.

 
Google Analytics Alternative